image.png

Déjate en Paz. Deja de machacarte, de torturarte, de gritarte en silencio todos tus errores, tus defectos, tus equivocaciones. Deja de repetirte todo lo que haces mal, aún cuando ni siquiera ha sucedido. Deja de vaticinar catástrofes, predecir infortunios, adivinar debacles. Déjate de cataclismos, Apocalipsis o Nostradamus. Deja de entrometerte en los designios del destino. No tienes ni la más remota idea de lo que va a acontecerte ni dentro de un minuto, así que déjate en Paz.

Déjate en Paz. Deja de recordarte tus miserias, tus derrotas o tus heridas de guerra. Deja de huir del presente, de retroceder en el tiempo, de idealizar lo pasado. Todo lo acontecido ocurrió por un motivo y dejó de pasar porque todo es caduco. Hasta el invierno más largo. Deja de remover lo que ahora sólo existe en un recóndito rincón de tu memoria, distorsionado e infiel a la verdad. Ahora es otro momento, otro instante. Así que déjate en Paz.

 

“Hasta el planeta Tierra es un microscópico punto de Luz desde la gigantesca perspectiva de una galaxia. Diminuto, pero bello y luminoso. Tod@s somos astros compuestos de partículas subatómicas.”

 

Déjate en Paz. Deja de compararte, de persuadirte y convencerte de lo inferior e insignificante que eres. Deja de menospreciarte. Deja de encogerte, minimizarte y empequeñecerte hasta convertirte en diminutos pedacitos de trapo. Deja de ridiculizarte. Y, sobre todo, deja de insultarte. Hasta el planeta Tierra es un microscópico punto de Luz desde la gigantesca perspectiva de una galaxia. Diminuto, pero bello y luminoso. Tod@s somos astros compuestos de partículas subatómicas. Así que déjate en Paz.

Déjate en Paz. Deja de atemorizarte, acongojarte e inmovilizarte. Deja de contarte historias de miedo, cuentos chinos o de filmar películas de terror. Que es todo mentira. Mentira cochina. Así que deja de engañarte, preocuparte o mortificarte. Que todo lo peor sólo ocurre en las cuatro paredes de tu mente, si es que te empeñas en ponerle puertas al campo. Que no, que no existe cielo ni infierno. Que te han engañado. Que te sigues engañando. Que la vida brilla para quien desea vivirla. Para quien arriesga y sigue arriesgando a pesar de haberlo perdido todo. Así que déjate en Paz.

Déjate en Paz. No somos diosas ni dioses. No somos heroínas ni héroes. Somos mortales, con una imperfecta naturaleza, flotando aleatoriamente entre billones de posibilidades que cambian a cada segundo. Así que disfruta del viaje. Que esto se acabará algún día. Algún día… pero no hoy. No ahora. Así que déjate en Paz. Ya. En este momento. Déjate en Paz. Deja llenarte de nuevos recuerdos…


SUSCRÍBETE al blog para recibir nuevos posts y SÍGUEME en las redes sociales para estar en contacto:

www.franjodar.com
www.facebook.com/psicologiadvida
www.twitter.com/psicologiadvida

Photo Credit: www.pixabay.com