image.png

Déjate en Paz. Deja de machacarte, de torturarte, de gritarte en silencio todos tus errores, tus defectos, tus equivocaciones. Deja de repetirte todo lo que haces mal, aún cuando ni siquiera ha sucedido. Deja de vaticinar catástrofes, predecir infortunios, adivinar debacles. Déjate de cataclismos, Apocalipsis o Nostradamus. Deja de entrometerte en los designios del destino. No tienes ni la más remota idea de lo que va a acontecerte ni dentro de un minuto, así que déjate en Paz. Seguir leyendo