El “Síndrome del Motivado”: o cómo pasar de la Motivation a la COMPROMATION

cerebroizquierdovscerebroderecho

¿Quién no ha sufrido el “Síndrome del Motivado”? Te apuntas al gimnasio, te compras el kit completo decathloniano, te lo pones (“¡cómo mola oler a ropa nueva!”), te vas al gimnasio, lo das todo en tu primer día, el siguiente te esperas a que pasen las agujetas… ¡y en 3 meses te das de baja porque has pagado 3 cuotas y no has vuelto! ¿Sí o no? Creo que la Motivación está sobrevalorada. De hecho, la vida está llena de “motivados”, pero de pocos “comprometidos”… En mi anterior post hablaba sobre “el efecto Dr. Jekyll & Mr Hide del cerebro”, aquí tenemos una de las consecuencias de la clásica lucha Cerebro Racional vs. Cerebro Emocional.


La Motivación es un proceso mental totalmente emocional: eufórico, intenso, embriagador… ¡Apasionante! A nadie le cuesta esfuerzo estar motivad@. La Motivación es simplemente un deseo agudo de obtener algo, donde la ecuación coste/beneficios es más que ventajosa. Pero cuando empiezan a ocurrir los primeros obstáculos… ¡pam! ¡Ya no te parece tan bueno! Es por eso que la motivación es un impulso: intenso e irreflexivo. La búsqueda del  placer inmediato. Y por tanto, poco duradera. El Compromiso es algo totalmente contrario. Es calmado, tenue, comedido… Requiere el cálculo frío, meditado y profundo de una decisión a largo plazo. Por tanto, implica esfuerzo y la lucha constante por alcanzar una meta.

El quid de la cuestión está en que el compromiso no es un impulso, es un estado. Y contiene todos los ingredientes para tener éxito: disciplina, constancia y perseverancia. Una persona comprometida, con mucha seguridad conseguirá sus objetivos. Realizará un plan, sopesará variables, consecuencias y diseñará alternativas. Y cuando empiecen a surgir los primeros obstáculos nada se interpondrá entre ella y su meta. La Fórmula perfecta podríamos llamarla algo así como “COMPROMATION”. Compromiso para superar obstáculos y llegar a nuestras metas, pero con dosis de Motivación suficientes que nos permitan disfrutar del entusiasmo mientras no llegamos. Es decir, beneficios a corto y a largo plazo. Para ello, es importante que sepamos cómo echarle un cable a nuestro Cerebro Emocional y que sufra menos cuando tiene que esforzarse tanto tiempo, sin obtener prácticamente nada a cambio. El secreto está en fluirmecanizar el esfuerzo, automatizar los resultados.

 

Diapositiva1

 

Hay 3 trucos que nos pueden ayudar a conseguir la “Compromation”: “Ritual de Esfuerzo, Ritual de Contexto y Ritual de Premio”.

  • Ritual de Esfuerzo. A nuestro cerebro le encanta lo predecible y lo automático. Todo lo que hacemos de la misma manera el cerebro lo automatiza para ahorrar energía. Por tanto, si nos acostumbramos a trabajar realizando siempre el mismo proceso, el cerebro va movilizando la energía necesaria para superar ese “mal rato”.
  • Ritual de Contexto. Además, el Cerebro asocia Estímulos a Respuestas. Por tanto, si siempre trabajamos en el mismo lugar, además de movilizar la energía suficiente mediante el Ritual de Esfuerzo, con el Ritual de Contexto conseguimos que el cerebro ejecute la conducta de esfuerzo casi sin pensarlo.
  • Ritual de Premio. Todo se hace más liviano si además sabemos que después de un esfuerzo… viene una recompensa. El truco consiste en darle a nuestro cerebro pequeños premios, pero lo suficientemente agradables “para seguir currando un poquito más”.

En conclusión: hay que dejar de estar tan motivad@s para pasar a estar más comprometid@s. Renunciar a los impulsos, posponer premios, elaborar planes y persistir en el esfuerzo. Algo más sencillo de conseguir si logramos automatizar el esfuerzo, ritualizar nuestro trabajo, premiar nuestra dedicación. Superar el “Síndrome del Motivado” supone desplazarnos de la “Motivation” hacia la “Compromation”. O como diría el maestro Yoda: “Intentar NO. Hacer o no hacer. No existe intentar”.

(También te puede inspirar el artículo “DECIDE”).

Anuncios

Un comentario en “El “Síndrome del Motivado”: o cómo pasar de la Motivation a la COMPROMATION

  1. Pingback: Cómo cultivar Éxito | psicologiadvida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s